miércoles, 27 de mayo de 2015

Transeúntes por la acera

Hay feria de saldos.
Hay sale.
Hay Nike es la cultura.
Hay 18 de Julio.
Hay galerías.
Contar gente que entra gente que sale que compra que roba.
Maniquíes sobrevivientes.
Palomas migas, palomas grises.
Baldosas tristes cuadriculadas con filtros de cigarros atrapados en sus hendijas.
Cigarros con la punta amarilla, aliento alcohol.
Cigarrillos con restos de labial rosado.
Cigarros que encierran historias de noches de amor de maldiciones.
Mujeres que no pueden caminar con tacos pero que igual los usan.
Otras que sí pueden y llevan su cola y sus pantorrillas en alto, victoriosas.
Hay puntada en el pecho y otra en el ojo.
Algo que me hace infeliz, querer morirme todas las noches.
Hay un señor con muletas que mira.
Muletas marrones y viejas con regatones negros y gastados.
Hay morochas perfectas con falsas trenzas rubias.
Hay un tiempo que no corre que se estanca.
Hay un libro sin terminar sobre mis piernas.
Una historia de amor en mi cabeza.
Me pregunto si se puede contar el deseo.
Si es cuantificable lo que me pasa.
Nadie me advierte.
La puntada no desaparece, se intensifica.
Hay carteros que andan en bicicleta y otros que caminan.
Cartas de dolor en los bolsillos.
Cuentas a pagar.
Personas tatuadas.
Tatuajes por todas las partes del cuerpo.
Poemas. Poemas por todos lados escondidos.
Mi abuela no sabe que voy a morir antes que ella.
Cómo hay gente que camina lento y otra que corre. Corren como si perdieran algo… oro.
Hay comedores de helados, cucuruchos.
Gente que vive en la calle, desamparada.
Personas que van leyendo el diario mientras caminan.
Si habrá bastones, imposibilidad de transitar este mundo... A mí me pasa.
Están los que usan botas y les hierven los dedos pero no dicen nada, no se quejan. Fingen dedos frescos porque aman las botas.
Hay hombres libidinosos que miran mis piernas aun acompañados de sus esposas. Y ellas ni lo notan, o sí, y es que ya no les importa.
Hay señores de traje, oh sí.
Turistas con cámaras colgando del cuello que alguien va a robar.
Hay electrelane en mis oídos.
Hay miseria en mi mirada.
Hay policías, claro.
Hombres sin remera.
Mujeres que quisieran andar sin remera pero que no pueden. Yo soy una.
Hay cortes de pelo para hombres y niños por setenta y cinco pesos.
Hay tarjeta visa en diez cuotas.
Hay palomas tornasoladas, palomas locas.
Gente deportista con ropa deportiva.
Parejas románticas que caminan tomadas de la mano.
Personas insensatas que aún creen en el amor.
Hay un tipo que me toma fotos y no sé da cuenta de que me doy cuenta.
Hay personas cansadas.
Hay un sol moviéndose de lugar.
Hay alguien que mordió el lápiz que ahora yo muerdo.
Hay perros que corren que se huelen que se besan.
Hay zapatos de formas inimaginables.
Termos bajo el brazo, mates en la mano, bombillas entre los labios.
Las ganas de mandar todo al carajo.
Breviario de los vencidos.
Maestras que no se sacan la túnica al salir de la escuela.
Niños que sí se la sacan y en cada botón tranparente desprendido, sienten un alivio insoportable.
Hay niños, por suerte.
Muchas personas mirando celulares, hablando por ellos.
Hay viejas coquetas y viejas con barba.
Viejas que tienen los dientes pintados con labial rojo, apenitas.
Hay morochos sensuales.
Bocas carnosas.
Recuerdos de bocas que ya no están, palabras lejanas.
Hay tetas saltarinas.
Hay vacío. Sí que hay vacío acá dentro.
Alma vacía.
Gente que corre, corre, corre sin parar, aún sin saber hacia dónde.
Personas con auriculares que tocan baterías y guitarras invisibles.
Hay manos con bolsas y carteras y mochilas.
Gente que lleva cosas que lleva la vida.
Hay una madre idiota.
Un padre que no entiende.
Una hermana que está y que no.
Dos perros que me aman y lloran.
Hay una casa vacía.
La palabra amor escrita muchas veces.
Hay un hombre que va a destrozarme.
Una tristeza anticipada.
Hay muerte.
Un final feliz.




7 comentarios:

  1. Me gusta lo que ven tus ojos.
    Supongo que a tu abuela no.
    Miseria hay en todas partes.
    Cada vez más.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los poemas contemplativos. Siempre siento empatía cuando los leo. Cuando son intensos como este, más aun.
    ¡Bien vos!

    ResponderEliminar
  3. Hay recuerdos que no puedo borrar.
    Personas que no voy a olvidar.
    Silencios que prefiero callar.
    Mmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Decís que soy una Fito? Si laburás para una encuestadora contando gente que pasa por 18 de Julio durante seis horas, escribís este tipo de cosas.
      No preciso sobadas de lomo. Dar es dar.

      Eliminar
  4. P.D.: Me parece que Darío es irónico. Mal Darío.

    ResponderEliminar