jueves, 30 de junio de 2016

Tristelario

Juntos
cruzando
el bosque cruel
de la mano

Anochece

Estamos solos
Estamos juntos

Juntos,
solos:
un tristelario.

domingo, 6 de marzo de 2016

Lupe

Te gusta la espuma
de la cerveza
el monstruo de la laguna
decir que tu mamá es cajera
si entrás a Ta-Ta
y andar a caballito
sobre los hombros

Hoy bailamos nuestro amor
tan grande como la galaxia
tan grande como dos galaxias

Te enseñé el beso esquimal
especial para tres años
A un peluche lo llamaste
Gimena, y al otro, Jabón
-¿Jamón? - pregunté riendo
¡J-a-B-ó-n! - dijiste enojada
-Porque así huele-
justificaste
ya ablandando el ceño

Y yo empezaba
como a veces pasa
a darme cuenta
que no aprendí nada
en veintisiete años
de quién sabe qué
de entelequia

Me mojaste con tu pistola
roja Batman boca abierta
ex pastillero de colores
-para refrescarte
que hace calor-
te excusaste pícara
mirándome a los ojos

Fui tu hija y fui tu madre
Me trajiste
el desayuno a la cama
-ya es de día- decías
maderas de la cooperativa
vivienda en construcción
que eran duraznos
piedritas guiso de porotos
arroz frito, aserrín
y terrones con portland
que eran café, tibiecito

/sin gritar
reunión asamblea
adultos conciliando
bajo chapas
hirvientes
sin ventilador/

Rizos honestos
bigotes jugolín
cielo estira pestañas
espanta tu risa
todos los fantasmas
del mundo

La pulsera es
para que no me extrañes
y sientas que tomo
tu mano, siempre

Vimos a un alguacil
desvanecer
culpa de júpiter
y las dos supimos
tomadas de la mano
que estábamos
frente a la muerte
y la inutilidad de existir 
con alas brillantes
en el infierno
preguntaste por qué
-demasiada tristeza- dije
preguntaste por qué
-todos lo estamos
alguna vez-
preguntaste por qué
-no aguantó la vida-
vomité.
Y no preguntaste
más

-¡Te amo, madrina!
gritaste
frente al bar la virgen
mientras yo cruzaba Belloni
para tomar el 300
y la mirada
se me nubló

Yo también te amo,
ahijada
Nunca olvides
que tenemos
nuestra canción
para bailarla
cuando haga falta
y un amor tan grande

como dos amaneceres
como dos soles.



domingo, 3 de enero de 2016

Política de hechos consumados

Amaneceres secos y enfermos. 
Días en los que tanto espero, 
noches de bolsillos rotos.

En la ventana, una lechuza inmóvil 
en el dintel.

Con ojos redondos y amarillos
me mira, ulula, desaparece.


Nacho Vegas